SATSE Ciudad Real denuncia el cierre de casi un centenar de camas en los hospitales de la provincia durante Semana Santa

04 abril 2012

El Sindicato de Enfermería de Ciudad Real, SATSE, ha denunciado el cierre de casi un centenar de camas en los hospitales de la provincia de Ciudad Real durante Semana Santa. En concreto, los responsables de los hospitales de Ciudad Real, Puertollano y Alcázar  han determinado cerrar 82 camas hasta el próximo 9 de abril: 30  de ellas en el Hospital General de Ciudad Real, 28 camas en el Hospital Santa Bárbara de Puertollano y 24 en el Hospital Mancha Centro de Alcázar.

Para SATSE el cierre de camas obedece únicamente a criterios economicistas y es una muestra más de los recortes emprendidos por el Gobierno regional en la Sanidad de Castilla-La Mancha. SATSE rechaza que se trate de una reorganización de los servicios para un mejor aprovechamiento de los recursos ante la menor ocupación de las camas en estos días, como argumenta el SESCAM.

El Sindicato de Enfermería considera que el cierre de camas supondrá un perjuicio para los usuarios  y  una disminución en la calidad asistencial, además de ir en contra de la creación de empleo tan necesaria en los momentos actuales puesto que se eliminan las contrataciones para cubrir los permisos por vacaciones.

Por ello, el Sindicato alerta de las deficiencias  que se podrían vivir en los centros hospitalarios con el cierre de camas como son el aumento de las listas de espera y, sobre todo,  el incremento del tiempo de espera en Urgencias, lo que podría derivar en el colapso del Servicio como ya ha ocurrido en los hospitales de Ciudad Real y Puertollano cuando se han reducido el número de camas,  provocando el hacinamiento de los pacientes que han llegado a esperar hasta 48 horas una cama de hospitalización.

El cierre de estas 82 camas se suma a las 23 que ya permanecían cerradas en el Hospital General de Ciudad Real  y a las 16 que se cierran en el Hospital de Tomelloso durante los fines de semana, lo que evidencia el deterioro de la calidad en la asistencia que se está registrando en la sanidad castellanomanchega.

Para SATSE, la Administración Sanitaria tiene la obligación de garantizar una cobertura asistencial de calidad las 24 horas de los 365 días del año, no pudiendo, en ningún caso, disminuir la asistencia sanitaria al ciudadano durante el periodo vacacionall.

SATSE también denuncia la ausencia de negociación con los responsables del SESCAM y la imposición de las nuevas  medidas organizativas en los centros sin consultar a los representantes de los trabajadores, vulnerándose de esta forma la ley Orgánica de Libertad Sindical.

SATSE apuesta por la buena gestión de los fondos públicos,  pero considera que la implantación de las nuevas  medidas se está traduciendo en una peor calidad asistencial para los usuarios y en una vulneración de los derechos de los trabajadores, lo que conlleva el deterioro de un servicio de salud que hasta ahora era de excelente calidad.