El BOE publica la prórroga del Plan MECUIDA y la consideración como contingencia profesional de las IT derivadas del Covid-19

25 septiembre 2020
Enfermera toma una muestra de otro profesional sanitario para la realización de un test de COVID 19

El BOE de 23 de septiembre de 2020 ha publicado el Real Decreto-ley que prorroga el Plan MECUIDA hasta el 21 de enero de 2021, así como la consideración como contingencia profesional derivada de accidente de trabajo a las enfermedades padecidas por el personal que presta servicio en centros sanitarios o socio-sanitarios como consecuencia del contagio del virus SARS-CoV2 durante el estado de alarma.

valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Haz tu comentario

El Boletín Oficial del Estado (BOE) de 23 de septiembre de 2020 ha publicado el Real Decreto-ley 28/2020 que prorroga la vigencia del artículo 6 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19 (Plan MECUIDA) hasta el 21 de enero de 2021 (Disposición Adicional 3ª).

El Plan MECUIDA articula una serie de medidas para favorecer la conciliación familiar por motivos de la COVID-19:

  • Las personas trabajadoras por cuenta ajena que acrediten deberes de cuidado respecto del cónyuge o pareja de hecho, así como respecto de los familiares por consanguinidad hasta el segundo grado de la persona trabajadora, tendrán derecho a acceder a la adaptación de su jornada y/o a la reducción de la misma en los términos previstos en el presente artículo, cuando concurran circunstancias excepcionales relacionadas con las actuaciones necesarias para evitar la transmisión comunitaria del COVID-19.
  •  El derecho a la adaptación de la jornada podrá referirse a la distribución del tiempo de trabajo o a cualquier otro aspecto de las condiciones de trabajo, cuya alteración o ajuste permita que la persona trabajadora pueda dispensar la atención y cuidado objeto del presente artículo. Puede consistir en cambio de turno, alteración de horario, horario flexible, jornada partida o continuada, cambio de centro de trabajo, cambio de funciones, cambio en la forma de prestación del trabajo, incluyendo la prestación de trabajo a distancia, o en cualquier otro cambio de condiciones que estuviera disponible en la empresa o que pudiera implantarse de modo razonable y proporcionado, teniendo en cuenta el carácter temporal y excepcional de las medidas contempladas en la presente norma,, que se limita al período excepcional de duración del COVID-19.
  •  Las personas trabajadoras tendrán derecho a una reducción especial de la jornada de trabajo en las situaciones previstas en el artículo 37.6, del Estatuto de los Trabajadores, cuando concurran las circunstancias excepcionales previstas en el apartado primero de este artículo, con la reducción proporcional de su salario. Salvo por las peculiaridades que se exponen a continuación, esta reducción especial se regirá por lo establecido en los artículos 37.6 y 37.7 del Estatuto de los Trabajadores así como por el resto de normas que atribuyen garantías, beneficios, o especificaciones de cualquier naturaleza a las personas que acceden a los derechos establecidos en estos preceptos. La reducción de jornada especial deberá ser comunicada a la empresa con 24 horas de antelación, y podrá alcanzar el cien por cien de la jornada si resultara necesario, sin que ello implique cambio de naturaleza a efectos de aplicación de los derechos y garantías establecidos en el ordenamiento para la situación prevista en el artículo 37.6 del Estatuto de los Trabajadores.

También, y tal y como hemos solicitado desde SATSE en numerosas ocasiones, en la disposición adicional 4ª especifica que tendrá consideración como contingencia profesional derivada de accidente de trabajo a las enfermedades padecidas por el personal que presta servicio en centros sanitarios o socio-sanitarios como consecuencia del contagio del virus SARS-CoV2 durante el estado de alarma:

Así, las prestaciones de Seguridad Social que cause el personal que preste servicios en centros sanitarios o sociosanitarios, desde la fecha de la declaración de la pandemia y hasta que las autoridades sanitarias levanten todas las medidas de prevención adoptadas, y que en el ejercicio de su profesión haya contraído el virus SARS-CoV2 por haber estado expuestos a este riesgo especifico, cuando así se acredite por los Servicios de Prevención de Riesgos Laborales, tendrán la consideración de accidente de trabajo.

En los casos de fallecimiento este se considerará accidente de trabajo siempre que el mismo se produzca dentro de los cinco años siguientes al contagio de la enfermedad y sea derivado de la misma.

Accede al BOE

Añade tus comentarios

Debes estar identificado para subir comentarios

Comentarios (0)

No hay ningún comentario